Manolo Pineda
  • El diputado Manuel Pineda pide a la Generalitat que ponga en marcha cuantos mecanismos sean necesarios para fomentar la reutilización de las aguas depuradas “ante la escasa respuesta y solución del Estado al problema de la sequía en la Comunitat”

 

  • Pineda recuerda que de las treinta depuradoras actuales en la Vega Baja sólo diez emplean tratamiento terciario, que posibilita el uso continuo del agua para todo tipo de cultivos sin riesgo de contaminación

El portavoz de Agua del Grupo Socialista en Les Corts y diputado por Alicante, Manolo Pineda, ha presentado una iniciativa para que el Consell “adecúe todas las estaciones depuraduras (EDAR) de la zona de la Veba Baja para que empleen tratamientos terciarios a las aguas residuales y puedan así utilizarse de forma contínua para el uso agrícola sin peligro alguno de contaminación de los cultivos”. El dirigente socialista ha denunciado así la “falta de respuesta y de soluciones del Gobierno central al problema de la sequía en el sur de la provincia, que se ha limitado a prorrogar el Real Decreto de Sequía de 2015 sin que se hayan cubierto las necesidades de la zona de manera adecuada”.

Por ello, ha solicitado al Consell “la puesta en marcha de cuantos mecanismos tenga a su alcance en el marco de sus competencias sobre agua para palizar la escasez de agua para riego” y ha incidido en la importancia de poder emplear de forma eficaz y segura las aguas depuradas con los adecuados tratamientos en el uso agrícola, tal y como establece la Directiva Marco del Agua (2000/60/CEE). “La reutilización es muy valiosa para la agricultura, dado que garantiza el recurso de forma continua y su aplicación es una práctica común en muchas zonas, especialmente en las regiones áridas y semiáridas”, ha argumentado el diputado del PSPV.

En esta línea, Pineda ha remarcado que la tecnología actual de depuración permite obtener efluentes de agua regenerada de diversas calidades, pero ha lamentado que de las treinta depuradoras de la zona “sólo diez tengan los mecanismos necesarios para los tratamientos terciarios, que son los que permiten el uso sin riesgos”. “El resto realizan tratamientos secundarios, por lo que su uso está limitado a ciertos cultivos específicos, con el riesgo que existe, además, de que la dificil canalización de estas agua pueda ocasionar vertidos en los acueductos de riego de agua autorizada sin reunir las condiciones físico-químicas y sanitarias adecuadas”, ha apuntado Manolo Pineda.

De esta forma, ha reiterado la necesidad de que “se adopten actuaciones urgentes para evitar la pérdida de los cultivos por la falta de agua y evitar la posibilidad de poner en riesgo toda la producción hortofrutícola de la comarca, que podría tener consecuencias imprevisibles”, así como de poner en marcha obras de emergencia para canalizar dicha agua reutilizada hacia los puntos de vertido donde la demanda para riego es muy alta.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE